Obsolescencia programada Apple

Foto: La Vanguardia

Apple llega a otro acuerdo extrajudicial sobre obsolescencia programada, y deberá pagar unos 113 millones de dólares en EE.UU. El motivo es la ralentización deliberada de los modelos antiguos de sus teléfonos iPhone, según informaron este miércoles las partes.

La demanda estuvo a cargo de una coalición de 33 estados, entre ellos California, Texas, Arizona, Arkansas e Indiana, así como el Distrito de Columbia. Todos acusaron a la compañía de Cuppertino de haber engañado a los clientes y de haber escondido información relevante.

Lea también

El iPhone plegable llega en 2022, según filtraciones

El monopolio había dicho tiempo atrás que en efecto habían ralentizado algunos modelos de iPhone de las generaciones 6 y 7 a través de las actualizaciones de sus sistema operativo, iOS. La razón de este hecho, aseguró la compañía, fue compensar la capacidad más limitada de sus baterías.

También esgrimieron que de este modo podían prevenir que los dispositivos se sobrecargasen y apagasen. No obstante, esta razón no fue bien acogida.

Consumidores y Gobiernos estatales consideraron que Apple ralentizaba los modelos antiguos para empeorar su funcionamiento. De esta manera, los clientes se veían motivados a comprar modelos nuevos.

En marzo de este año, la compañía encabezada por Tim Cook alcanzó otro acuerdo extrajudicial por la obsolescencia programada de Apple. En esa ocasión desembolsó 500 millones de dólares.

El elemento clave que los ha hecho no ganar las demandas fue la falta de claridad sobre las ralentizaciones. Según los abogados de los demandantes, los usuarios podrían haber reemplazado la batería en lugar de comprar un nuevo dispositivo, lo que hubiese tenido un coste económico mucho menor.

Fuente: 20 minutos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: